click para buscar
Alimentos transgénicos y la percepción pública. Controversia y argumentos

Argumentos a favor y en contra de los transgénicos. Bioseguridad alimentaria.

RSS

Alimentos transgénicos, ¿sí o no?

El hombre modifica cultivos hace miles de años. Sin embargo, los productos transgénicos generan controversia y dudas. ¿Qué son los transgénicos? ¿Son seguros?

 

Desde los comienzos de la agricultura, hace unos 10.000 años, el hombre cruza plantas y obtiene nuevas variedades producto del azar y del interés del agricultor. Estos cultivos, obtenidos por agricultura “convencional”, son los que se consumen habitualmente. Naranjas sin semilla, tomates duraderos, pomelos rosados y brócoli son ejemplos de productos de la agricultura tradicional.


Pero, en los últimos diez años se sumaron al menú alimentos derivados de plantas modificadas por ingeniería genética, o transgénicas, así como aditivos para la elaboración de alimentos, que se producen dentro de microorganismos transgénicos. Las nuevas tecnologías, basadas en la ingeniería genética, provocan incertidumbre, y despiertan sospechas acerca de su seguridad para los consumidores. Conocer acerca de los alimentos transgénicos puede contribuir a despejar dudas y resolver controversias.



Qué es un organismo transgénico o genéticamente modificado

 

Como explica la Organización Mundial de la Salud en su documento 20 preguntas sobre los alimentos genéticamente Modificados (GM), las tecnologías empleadas en la obtención de organismos transgénicos se agrupan bajo el nombre de “biotecnología moderna”, “tecnología de ADN recombinante” o “ingeniería genética”. Son técnicas que permiten transferir genes individuales de un organismo a otro, incluso entre especies no relacionadas.


Un gense puede definir como un fragmento específico de ADN (material genético) que determina una característica. Cambiar un gen, de manera azarosa o intencional, provoca un cambio en la característica particular para la cual ese gen codifica. Asimismo, introducir un nuevo gen le agrega al organismo receptor un rasgo que antes no poseía. Esto es, básicamente, un organismo genéticamente modificado (OGM) o transgénico: una planta, animal, hongo o bacteria a la que se le ha agregado por ingeniería genética un gen de otro organismo, y por el cual expresa una nueva característica.


Alimentos transgénicos

 

Los alimentos transgénicos derivan de organismos modificados genéticamente. Pueden ser organismos transgénicos que se consumen directamente, como la soja transgénica, o alimentos que contienen derivados de OGM (como conservantes o edulcorantes elaborados en bacterias transgénicas). Entre los cultivos modificados más difundidos en la Argentina se encuentra la soja y sus subproductos (harinas, proteínas, aceite) y el maíz y sus derivados (almidón y aceite). Entre los alimentos elaborados con derivados de OGM, hay galletitas, salsas, bebidas de soja, chocolates, barras de cereales, etc.



Alimentos naturales modificados genéticamente

 

Las técnicas que emplea la biotecnología tradicional, practicada por los agricultores, consiste en la cruza de dos organismos diferentes con el fin de generar nuevas variedades. Así se forman híbridos con material genético mezclado de forma azarosa, como la fruta que resulta de la mezcla de mandarina y pomelo. Estos alimentos son considerados "naturales" o tradicionales, frente a los transgénicos. “Frente al método de modificación genética tradicional, la ingeniería genética es un salto a favor de la seguridad alimentaria ya que permite modificar genéticamente una planta de forma precisa, al transferir un solo gen que se sabe qué produce, y cuál es su función”, explica Silvia Lede, Licenciada en Ciencias Biológicas, especialista en Biotecnología Vegetal, Análisis de riesgo y Bioseguridad Alimentaria.



Alimentos transgénicos y salud

 

Los nuevos desarrollos biotecnológicos modifican organismos con el fin de obtener un producto de interés farmacéutico, industrial o nutricional, o para mejorar ciertos rasgos de un cultivo como su resistencia a plagas, la tolerancia a heladas o a sequías, entre otros. Desde el punto de vista agroalimentario, la transgénesis constituye una herramienta más, que se suma a las técnicas tradicionales. Por su parte, los alimentos transgénicos, al igual que otros alimentos, pueden contribuir a la salud humana.


De hecho, algunos alimentos están siendo modificados genéticamente para agregarles componentes nutricionales, como aminoácidos, vitaminas y ácidos grasos insaturados. De esta forma se puede contribuir a solucionar problemas específicos y ofrecer nuevas posibilidades a consumidores, productores e industrias. “La biotecnología moderna no pretende paliar el hambre en el mundo, sino que puede contribuir con soluciones puntuales a problemas particulares, como casos de desnutrición, alteraciones de la salud o determinadas alergias.”, aclara Lede, investigadora de la Universidad de Buenos Aires.



Seguridad y control de los transgénicos

 

La Organización Greenpeace, una de las opositoras a los transgénicos, reconoce en su sitio web que no se opone a la biotecnología controlada, pero afirma que “los riesgos sanitarios a largo plazo de los OGM no se están evaluando correctamente y su alcance sigue siendo desconocido”.Consejo Argentino para el Desarrollo y la Información de la Biotecnología –ArgenBio- aclaran que “los organismos modificados por técnicas de ingeniería genética atraviesan exhaustivos controles en su naturaleza e inocuidad. De tal forma que los cultivos transgénicos autorizados para su comercialización producen alimentos seguros para el consumo humano y animal”. En la Argentina existen en el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación tres comisiones que evalúan los cultivos transgénicos:

“Hasta la fecha no se ha publicado ningún estudio epidemiológico que demuestre que los alimentos obtenidos por biotecnología moderna sean menos seguros que los alimentos tradicionales. Son seguros hasta el máximo nivel de seguridad que permite garantizar el conocimiento actual, al igual que los alimentos tradicionales”, asegura Lede.

 

Otro de los argumentos a favor de la seguridad alimentaria de los productos transgénicos proviene del historial de uso. Después de muchos años de consumo por millones de personas en el mundo, no se ha detectado ningún caso de efecto adverso para la salud humana.



Información y nuevas tecnologías


La actividad científica suele tener el aval de la sociedad. De hecho, las publicidades incluyen “evidencias científicas” para dar credibilidad a sus productos comerciales. Al mismo tiempo, la ciencia y las nuevas tecnologías generan incertidumbre y dudas. Frente a esta paradoja, es posible considerar a la información y el conocimiento como el mejor antídoto contra la incertidumbre y el temor a lo desconocido.

 

Débora Frid, 2009

 

El copyright de los artículos  publicados en www.tecnocienciaysalud.com pertenece a Débora Frid. Es necesario el consentimiento expreso de su autor para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.