click para buscar
Diseño de ropa con productos naturales y tecnologías bio

Jeans gastados y la moda bio

La industria textil aplica tecnología biológica. El vaquero gastado ya no se fabrica mediante un prelavado con piedras sino con productos biológicos o "biostoning".

 

Habitualmente se conoce como stonewashed a los jeans de aspecto gastado, un estilo que se logra a través de un prelavado con piedras que ablandan y destiñen el tejido y le dan un acabado moderno y confortable. Pero este proceso presenta desventajas para la calidad y la producción de la ropa.


Actualmente, para conseguir el mismo diseño, se aplica el método de biostoning, o prelavado biológico, que emplea productos obtenidos por biotecnología en lugar de piedras. Se considera un método suave, económico y ecológico para una vestimenta que revolucionó la moda y para un negocio textil millonario. La moda “bio” es parte de las nuevas tendencias.



El prelavado del jean


El tratamiento de prelavado de los jeans (vaqueros, blue jeans, tejanos o pantalones de mezclilla) es un método que comenzó a utilizarse en la década de 1980 con el objetivo de modernizar la estética de la prenda.


El stonewash, o lavado con piedras, consiste en sumergir el tejido denim recién teñido en lavarropas industriales donde se agita junto con pequeñas piedras pómez. Al girar el tambor de la lavadora se produce una fricción entre la piedra y la tela que provoca el desprendimiento de partículas de tintura y parte de la fibra de la superficie de la prenda, obteniendo así el efecto deseado. Sin embargo, el uso de piedras pómez presenta varios inconvenientes.


En primer lugar, la abrasión causada por las piedras es difícil de controlar ya que si se colocan pocas piedras no se logra la estética buscada, y si se colocan muchas piedras se daña la tela. Por lo tanto, el resultado no es uniforme y un porcentaje de las prendas se arruina por el exceso de abrasión. Además, el proceso de gastado no es selectivo con lo cual no sólo corroe la tela sino también los botones, los cierres y el tambor del lavarropas. Esto reduce la calidad de los productos y la vida útil del equipamiento, lo que aumenta los costos de producción.


A esto se suma el problema de contaminación ambiental por los residuos industriales, entre ellos el polvo de la piedra pómez y los restos de la fibra del tejido.



Enzimas en la industria textil


La solución a los problemas que genera el prelavado con piedras vino de la mano de la biotecnología, mediante el proceso conocido como biostoning o lavado biológico con el empleo de enzimas. “Uno de los objetivos de los tratamientos textiles modernos es obtener el efecto deseado en las fibras, utilizando procesos que conlleven el mínimo impacto ambiental. Dentro de este contexto, se comenzaron a utilizar diversos procesos biotecnológicos, mediante el empleo de enzimas”, difunde el Programa Por Qué Biotecnología del Consejo Argentino para la Información y el Desarrollo de la Biotecnología –ArgenBio-.


Las enzimas son sustancias que provienen de los seres vivos donde cumplen la función de catalizadores biológicos, es decir que aceleran procesos vitales. Además, son biodegradables con lo cual cumplen con el requisito de ser "amigables" con el medioambiente. Hoy en día las enzimas son parte de los procesos industriales y de las actividades domésticas. Por ejemplo, al lavar la ropa, las enzimas son las que hacen el trabajo de sacar las manchas ya que el detergente en polvo tiene enzimas que remueven selectivamente las manchas.


En la industria textil, actualmente el suavizado de las telas y el “gastado” de los jeans también se realizan mediante el empleo de enzimas. “El aumento en el uso de enzimas para el tratamiento de textiles da la oportunidad de sustituir el procesamiento tradicional, ecológicamente hostil con métodos que ahorran agua y energía, combinado con un menor impacto ambiental”, explica la empresa biotecnológica Genencor, productora de enzimas para la industria textil.



Nuevas tendencias bio en la industria de los jeans


El biostoning es una técnica que fue introducida en Europa en 1989, y se extendió rápidamente por el mundo. Consiste en el empleo de enzimas capaces de destruir levemente la superficie de la tela hasta ablandarla. Estas enzimas reciben el nombre de celulasas porque digieren específicamente la celulosa, el principal componente de la fibra de algodón. Las celulasas son producidas por hongos microscópicos, de donde se extraen para su utilización.


Pero, con el fin de aumentar la productividad, se utilizan bacterias modificadas genéticamente a las que se les introduce la información genética para fabricar las celulasas. Al multiplicarse rápidamente dentro de fermentadores industriales, las bacterias transgénicas producen enormes cantidades de la enzima celulasa que se extrae y se usa en la industria.


Cuando se emplean celulasas en lugar de piedras el proceso se puede controlar con más precisión. Hoy casi todos los jeans se tratan usando celulasas de microorganismos modificados genéticamente ya que resulta más económico y beneficioso para el medioambiente, y mejora significativamente la calidad del producto final. Según detalla Santi Garcia-Vallvé, profesor del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira y Virgili en Tarragona, España, “Las principales ventajas del “biostoning” son:

  • Incremento de productividad en un 30-50% (poca cantidad de enzima en vez de kilos de piedra pómez).
  • Ausencia de polvos tóxicos.
  • Creación de amplia gama de tonos y efectos de acabado.
  • Reducción de daños en las telas y menor desgaste de las máquinas de trabajo.
  • Reutilización de las enzimas.”


Aunque esta tecnología también presenta inconvenientes, ya que las enzimas pueden ser inestables frente a factores externos o su producción puede verse limitada, los beneficios superan a los costos a la hora de hacer cuentas: el mercado mundial de jeans supera los setecientos mil millones de dólares anuales.

 

Débora Frid, 2010

 

El copyright de los artículos  publicados en www.tecnocienciaysalud.com pertenece a Débora Frid. Es necesario el consentimiento expreso de su autor para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.



i
  •