click para buscar
Reproducción de plantas in vitro y sus beneficios para la agricultura

Reproducción "in vitro" de plantas

La reproducción "in vitro" o micropropagación vegetal es utilizada en cultivos de importancia económica. Aporta grandes logros a la agricultura.

 

 

Posiblemente el término “in vitro” ya no resulte extraño. El lenguaje corriente y los medios de comunicación suelen referirse a técnicas de fertilización in vitro. Básicamente, se trata de técnicas que se realizan en laboratorios y que permiten la unión de las células sexuales, óvulos y espermatozoides en recipientes de vidrio (de allí “in vitro”).


En el caso de los seres humanos, al formarse el embrión fuera del cuerpo materno en el laboratorio, ya en sus primeras etapas se lo transfiere al útero materno donde sigue su desarrollo hasta el nacimiento. La fecundación in vitro en humanos se logró por primera vez en 1978.


Las plantas le llevan una ventaja a la fecundación in vitro humana. Ya en 1902 se realizaron las primeras experiencias relacionadas al cultivo de tejidos vegetales in vitro. Y en 1922 se logró el primer experimento exitoso: la germinación in vitro de semillas de orquídeas. Luego de la germinación, las plántulas obtenidas se transfirieron a un medio de cultivo en condiciones asépticas, y así se mantuvieron protegidas del ataque de microorganismos (hongos, virus y bacterias) hasta convertirse en plantas adultas.



Plantas in vitro


El cultivo in vitro (término que literalmente significa en vidrio), incluye diferentes técnicas destinadas a multiplicar, entre otros, material vegetal o animal. No es exactamente lo mismo que la fecundación in vitro en humanos. El cultivo de tejidos vegetales consiste en tomar una porción de la planta (explanto) y proporcionarle artificialmente un medio de cultivo nutritivo esterilizado, que permita regenerar una o muchas plantas.


El objetivo de cultivas plantas in vitro puede ser, por ejemplo, propagar masivamente plantas en vías de extinción, o plantas difíciles de propagar por otros métodos, o para clonar (copiar) individuos que tienen características agronómicas deseables (mejores frutos, resistentes a las sequías, etc.), para obtener plantas libres de virus, para conservar la diversidad genética de una población, entre otras aplicaciones.


La reproducción de plantas por cultivo de tejidos es posible gracias a que las células vegetales son totipotenciales. Esto significa que las células vegetales poseen la capacidad de desarrollar un nuevo individuo completo, sin que sea necesaria la unión de células sexuales. Es decir que a partir de unas pocas células, se puede obtener un organismo completo, de forma asexual.



Reproducción in vitro en el hogar


La reproducción asexual de plantas es una práctica común en los hogares. Por ejemplo, es posible cortar un gajo de una planta, un tallo o una rama y colocarlo en agua. A los pocos días empiezan a aparecer raíces, y crece una nueva planta idéntica a la original. Esto no sucede naturalmente en los animales. Por ejemplo, si se colocaran células de la piel en un medio de cultivo, no se formaría una persona entera a partir de esas células porque las células animales adultas, ya diferenciadas, no son totipotenciales.


Pero, las células vegetales sí lo son. Esto no sólo permite multiplicar las plantas del hogar, sino que es de gran utilidad para que agricultores e investigadores obtengan plantas idénticas deseadas, a partir de algunas células vegetales seleccionadas, y propagarlas mediante técnicas de biotecnología.



Técnica para generar plantas in vitro o micropropagación


La propagación de plantas in vitro o micropropagación, es una técnica muy utilizada en cultivos de importancia económica. Los cultivos son realizados por personal especializado, con agentes específicos (hormonas, minerales, vitaminas, fuente de carbono, agente gelificante, agua, etc.) y en condiciones ambientales controladas (temperatura, humedad y luz). Los pasos son:

  1. Elección de la planta original donante de explantos.
  2. Obtención y desinfección de los explantos.
  3. Adaptación de explantos al medio de cultivo.
  4. Formación de raíces con el fin de convertir los brotes en plántulas completas
  5. Aclimatación de las plántulas obtenidas in vitro a las condiciones medioambientales ex vitro (en suelo, por ejemplo).


Las ventajas de este método es que permite obtener muchos individuos iguales en una pequeña superficie, controlar las condiciones ambientales, estudiar diversos procesos de las plantas y evita el riesgo de que proliferen agentes patógenos (se realiza en medios esterilizados). Constituye uno de los métodos que mayores logros ha aportado al desarrollo de la agricultura. Se aplica en la producción masiva de especies hortícolas, aromáticas, medicinales, frutícolas, ornamentales y forestales.

 

Débora Frid, 2009


El copyright de los artículos  publicados en www.tecnocienciaysalud.com pertenece a Débora Frid. Es necesario el consentimiento expreso de su autor para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.


i
  •